domingo, 11 de marzo de 2018

¿De verdad crees que la motivación de tu equipo no es tu responsabilidad?

Una de las funciones del líder es mantener la motivación de su equipo a los niveles necesarios para conseguir los objetivos propuestos, algo así como mantener la tensión necesaria para que las cosas pasen.., es un termómetro que todo mando tiene, cuando llega por la mañana y oye los primeros comentarios o cuando vuelve antes de tiempo  de una reunión…          


Como líder tienes que ser consciente del estado anímico de tu equipo, para que tus acciones sean adecuadas y que tus intervenciones te acerquen a los objetivos y no te alejen aún más… Seguramente más de una vez, vuestro jefe intentando animaros ha tocado la tecla equivocada y el efecto ha sido el contrario.

Pero volvamos a la motivación, ¿de verdad crees que la motivación de tu equipo no es tu responsabilidad?, aún existen profesionales que teniendo responsabilidad sobre equipos piensan que no, que la motivación es de cada profesional o que la motivación no es importante para el trabajo que tienen que realizar… Pudiendo compartir una parte de estas afirmaciones ¿Qué pasa cuando tu equipo no está motivado, se pasa el día criticando o mira descaradamente ofertas en la web de la competencia? ¿Te pone esto en peligro como líder?, entiendo que sí.

La motivación es la música que mueve a tu equipo de trabajo, puede ser música de galera romana o de viva la vida en versión violín eléctrico y esa música la pones tú cada mañana con tus ganas y tu buen hacer.

En el mundo de la motivación laboral hay dos buenas noticias a tener en cuenta:

·     Está demostrado que la motivación no equivale a salario (aunque partimos de la premisa que se está pagando un sueldo justo a su responsabilidad y formación).

·      Siempre puedes crear en tu pequeño departamento una burbuja de aire fresco y limpio, aunque la organización no te acompañe y por el contrario puedes crear una cueva fría y cruel... es cuestión de gustos :-). Los profesionales suelen ser leales a jefes que les ayudan a crecer desde la cercanía.

Ser un líder motivador, no significa ser perfecto, asumimos que somos humanos y que metemos la pata con asiduidad, pero si lo compensamos con unas disculpas sinceras probablemente no sea algo crítico para construir un ambiente laboral saludable.

 ¿Cómo puedes motivar a tu equipo?... empieza por lo más sencillo ¡evita desmotivarle! El ser humano, intenta adaptarse al medio y ser lo más feliz posible... intenta no ser justo tú el que le fastidie el día.

·         Valora a tus colaboradores desde la diferencia, no todos son iguales ni aportan lo mismo, pero seguramente todos sean necesarios para que el equipo esté equilibrado.

·         Procura que cada punto de contacto con ellos tenga un final positivo a través de feedback, complicidad, una sonrisa...

·         El feedback negativo por favor en privado, siempre basado en hechos objetivos, en un momento de tranquilidad y siempre dispuesto a escuchar y entender la posición de la otra parte.

·         Cree en ellos, en su lealtad y profesionalidad por encima de todo, aunque pienses que hay un 20% de posibilidades de que no vaya bien... ¿Sabes cuánto puedes perder por un comentario que implique desconfianza?

·         Trabaja el "Para qué".., todo profesional, departamento, empresa necesita un "para qué" un propósito por el que el esfuerzo merezca la pena... dependiendo de la actividad el "Para qué" puede ser más sencillo o complejo de encontrar, pero dedica tiempo a elaborarlo. Si eres parte del Comité de dirección, define la misión de tu empresa y como los empleados son parte fundamental para la consecución de la misma.., recuerda que si el "para qué " es exclusivamente económico la movilización va a ser limitada.

·        Respeta a tus empleados, su trabajo, su tiempo, sus ideas, sus valores, prioriza y pon límites (protégeles de comedores de tiempo, personas negativas...)

·         Ayúdales a crecer como profesionales, a través de nuevos retos y proyectos, dales visibilidad, reconoce sus éxitos y déjale brillar.., no tengas miedo de su exposición, ¡tú brillas a través de tu equipo!

·         Cuida tu motivación, tus creencias, las transmites sin darte cuenta

·         Abre Canales de comunicación con el equipo, sobre su situación, sus expectativas, los objetivos de la organización y su aportación, adapta tu manera de trabajar a sus necesidades, reconoce éxitos y errores... 

·         Equilibra tu exigencia ¿Dónde se sitúa cada profesional de tu equipo en cuanto a rendimiento?, puedes aplicar la  Ley e Yerkes-Dodson que relaciona el rendimiento y la motivación… procura que se encuentren en niveles aceptables de estress pero evita pasarte : dosifica!!

En algún post anterior, ya hice referencia a una de mis frases favoritas “tu equipo es tu tesoro” y tu labor es cuidarlo y hacerlo crecer, tomando decisiones y apoyándoles en los momentos de dificultad personal y profesional.., mañana tienes una nueva  oportunidad para construir tu estilo de liderazgo.

Un abrazo.

Recibe en tu e-mail todas las entradas

No hay comentarios:

Publicar un comentario