viernes, 19 de marzo de 2021

Qué es la visión global y por qué deberías potenciarla en tu equipo

viernes, 19 de marzo de 2021




La competencia visión global, en el mundo organizativo, se define como la capacidad de entender el sistema en su conjunto (relaciones causa-efecto, matices, contradicciones…), permitiendo a quien la posee tomar decisiones alineadas con la estrategia y los objetivos.

Fred Kofman en “El poder del liderazgo transcendente” dice: “Tu verdadero objetivo es ayudar a que tu empresa gane”,  pero identificar qué es ganar para tu empresa y cuál es el impacto de tus acciones en este resultado, no es sencillo y requiere ciertos conocimientos.

Crear equipos con visión 360 grados capaces de interpretar la realidad de forma abierta, de tener pensamiento crítico y de crear puentes con el resto de la organización para conseguir el objetivo común es el sueño de todo equipo directivo. En este artículo analizamos cómo puedes desarrollar esta competencia en tu equipo.

¿Tomarías la misma decisión si ves la primera o segunda figura a si ves la tercera?:

 


¿Por qué potenciar la visión global?

Tener visión global ayuda a tomar decisiones menos encorsetadas, a ser más flexibles, a priorizar, a llegar a acuerdos más fácilmente y a pensar en grande.  En sentido contrario, no disponer de esta competencia provoca conflictos, falta de agilidad y dificultad para conseguir resultados.

Hay que tener en cuenta que la optimización de los objetivos departamentales no conlleva a la optimización de los objetivos corporativos, por lo que es necesario que el “sentido común” se imponga a cualquier interés personal o departamental.

Uno de los ejemplos que Fred Kofman incluye en su libro “La revolución del sentido”, es el efecto perverso que tuvo la publicación de una llamada entre un cliente de Comcast y un empleado de la empresa cuando trataba de cancelar el servicio de internet.

El empleado intentó por todos los medios no cancelar el servicio, discutiendo con el cliente, siguiendo rigurosamente el proceso establecido, pero causando un grave problema reputacional a la marca. Este es un ejemplo claro de que la optimización de los objetivos departamentales no siempre conlleva la optimización de los objetivos de la organización y la necesidad de desarrollar esta competencia en nuestro equipo de trabajo.

Tu objetivo último es hacer que tu empresa gane y no solo desde el punto de vista económico, también reputacional, satisfacción de cliente, eficiencia...

Etapas para conseguir visión global

Aterrizar qué es la visión global y realizar un diagnóstico inicial (individual, como equipo o como organización) es el primer paso para mejorarlo.

En empresas pequeñas es más fácil obtener esta visión global, aunque sea de manera desestructurada, por contra, en las grandes, es más complejo moverse internamente, pero existe mucha información pública tanto local como internacional a la que poder acudir.

En este proceso de conocer y dar a conocer tu organización, puedes descubrir que hay aspectos que no están suficientemente maduros o que no se les presta la atención necesaria. La necesidad de agilidad a veces sacrifica la planificación y esto no siempre es por una mala gestión.

Conseguir y trabajar la visión global puede dividirse en 4 etapas empezando por lo más esencial:


Propósito, Producto, Cliente: Conocer el para qué de tu organización, la necesidad que cubre, la cartera de productos, la tipología de clientes, el customer journey, la documentación contractual…

Estrategia y Mercado: Conocer tus competidores, cuota de mercado, servicios diferenciales, tamaño y crecimiento del mercado, como compite tu empresa a corto y a medio plazo, iniciativas estratégicas, disrupciones tecnológicas, nuevos players…

 Modelo Operativo: Conocer la cadena de valor, la estructura de costes, los procesos críticos y su relación con clientes y resultados

 Resultados Financieros: Todo lo que se hace en la organización queda reflejado en la cuenta de resultados y el balance. Es fundamental conocer los resultados económicos de tu empresa, tendencias, fuentes de ingreso, de gasto, los posibles riesgos, desviaciones vs resultado esperado…

Tener visión global se compone de tener información, organizarla y utilizarla como marco para la toma de decisiones.

Como decíamos un post anterior, que tu equipo sea capaz de Comprender, Predecir e Influir (y esto lo conseguirá teniendo visión global) aumentará las decisiones delegables y por tanto multiplicará tu impacto como líder. 

Desarrollar visión global para fomentar empleados T-Shaped

Desarrollar esta competencia permite a los equipos adelantarse a las decisiones y ser protagonistas de la evolución de la organización con sus decisiones y acciones.

El desarrollo de esta competencia está muy relacionado con el concepto de empleados T-shaped. Los empleados T-Shaped son aquellos que no solo tienen un profundo conocimiento técnico del área en la que trabajan (línea vertical de la T) sino que también tienen conocimientos transversales (línea horizontal) como liderazgo, gestión de equipos, comunicación, estrategia, creatividad. Esto les permite contar con un criterio propio y actuar como nexo de unión con otros departamentos.

Se trata de construir organizaciones en las que todos sus miembros avancen de la mano ayudando y compartiendo puntos de vista diversos que ayuden a sintetizar (que no simplificar) la realidad.

En el ejemplo de la figura, un analista de Planificación financiera (esta parte me toca de cerca), que además de su expertise en esta área tenga conocimiento de estrategia, habilidades de negociación, tenga conocimiento del negocio y que lo ponga a disposición de la organización, le convierte en un activo de gran valor y un recurso escaso a cuidar en las organizaciones.

Los perfiles hiperespecializados resultan poco versátiles en un mundo complejo en el que tenemos que vivir el presente y construir el futuro (Xavier Marcet diría “explotar y explorar”) y esto solo es posible creando puentes entre diferentes perfiles que pasen de buscar “Qué es” a “Qué puede ser”: 

Como potenciar que tu equipo tenga visión global

La visión global es parte de la cultura, de la manera de hacer de la organización. En las organizaciones transparentes es fácil tener visión global ya que las preguntas siempre tienen respuesta, la información fluye y es suficiente, pero también hay mucho de curiosidad personal y ganas de aportar.

¿Cómo ayudar a tu equipo a tener visión global?

 Comunicación recurrente y ordenada tanto cualitativa sobre el propósito, la estrategia y los avances conseguidos como cuantitativa (principales ratios del negocio).

 Explicar el proceso de creación de valor de la organización y la relación con el trabajo realizado: fuentes de ingresos, amenazas, oportunidades, tendencias. El equipo es el protagonista.

 Establecer objetivos coherentes y alineados en la organización, teniendo en cuenta que a veces es necesario sacrificar la consecución de algún objetivo para maximizar el resultado de la organización.

 Potenciar los equipos de trabajo transversales que aumenten la empatía e incorporen nuevos puntos de vista a los proyectos.

 Fomentar la relación informal entre personas de diferentes áreas.

  Dejar espacio para el autoaprendizaje y la prueba y error.

 Potenciar el aprendizaje transversal de tu equipo teniendo en cuenta sus áreas de interés.


Ayudar a que tu empresa gane, es ayudar a que se acerque a su propósito y a la consecución de su estrategia por encima de los intereses personales y departamentales. Una tarea difícil, aunque no imposible, a la que debemos dedicar todo nuestro esfuerzo. 

Un abrazo



Recibe en tu e-mail todas las entradas




No hay comentarios:

Publicar un comentario