lunes, 11 de septiembre de 2017

Cómo marcar la diferencia en una entrevista de trabajo


Siempre he pensado que hacer una entrevista de trabajo es un momento importante no sólo para el entrevistado sino también para el entrevistador, de hecho, siempre que empiezo una entrevista noto el típico gusanillo en el estómago de los momentos importantes.
Para mí, es importante, por dos motivos, por un lado tienes un tiempo limitado para descubrir si la persona cumple los requisitos tanto técnicos como de habilidades necesarios para el puesto, si se adaptará al equipo, a la cultura, si aguantará la presión, si se comprometerá con el proyecto…. Y por otro, en ese momento eres la imagen de la empresa para un candidato que hoy podrá ser o no adecuado para el puesto, pero mañana puede ser tu cliente, tu jefe, tu compañero o tu accionista.., tu comportamiento, en todo caso, debe ser impecable.

Después de años seleccionando, puedo contarte qué aspectos marcan la diferencia y multiplican tus posibilidades de ser seleccionado:
·    Demostrar que el puesto al que aspiras es parte de tu historia profesional (constituye un paso más para conseguir tus objetivos) y que esa historia va ligada no sólo a lo que debes hacer (razón) si no a lo que quieres hacer (tu pasión). El ser humano decide según sus emociones y justifica la decisión con la razón. He visto candidatos con currículos impresionantes que han realizado entrevistas aburridas, sin matices, que han pasado desapercibidos y... otros a priori más comunes que han brillado y dejado huella por su entusiasmo, curiosidad y capacidad de adaptación (practica cómo contar tu historia, de manera que tenga un toque de emoción, de anécdota para que el entrevistador te recuerde). Está demostrado que los equipos más creativos y de mayor rendimiento, no son aquellos que reúnen a los más inteligentes, sino a aquellos que cooperan mejor y son más diversos.

·       Claridad en la aportación que puedes hacer tú al puesto y qué te puede aportar el puesto a ti…, un nuevo puesto te debe aportar algún tipo de conocimiento, algo adicional, si esto no queda claro en la entrevista, podría pensarse que el puesto no es retador, que se va a quedar pequeño en meses, o que el cambio se produce únicamente por dinero.

·         Realizar preguntas al final de la entrevista: no olvidemos que ambas partes realizan selección: uno de empresa y otro de colaborador, cuantas menos dudas, menor riesgo.  En una entrevista quedan aún muchos puntos abiertos sobre el puesto y la empresa, por lo que es sencillo hacer un par de preguntas que te interesen (para mi es crítico preguntar por el nivel de satisfacción de la plantilla (para no meternos en un agujero negro), por la situación económica de la empresa (si esta info no está disponible en internet) y sobre cultura y valores (para que puedas analizar si te será fácil alinearte o no).
·      La solicitud de feedback es algo a lo que no estamos acostumbrados (ni a pedir ni a recibir), es una decisión valiente por parte del entrevistado y siempre te puedes llevar un buen regalo para reflexionar y conocerte mejor.

Mucha suerte en tu búsqueda de empleo o en tu selección. Si te ha parecido interesante, no dudes, en incluir comentarios y compartir. Hasta pronto!.


1 comentario: