domingo, 7 de junio de 2020

Cómo y porqué mejorar la cultura financiera de tus colaboradores

domingo, 7 de junio de 2020


Conseguir resultados sostenibles es un objetivo clave para la mayoría de las organizaciones. Es un camino complicado que requiere estrategia, disciplina y compromiso por parte de toda la organización pero que muchas veces se percibe distante del día a día de muchas áreas de la organización.

Tener resultados sostenibles requiere combinar acciones tácticas y estratégicas que consigan contar con la complicidad y el apoyo de los stakeholders (accionistas, empleados, clientes, proveedores y la sociedad en general). 

Sin esta complicidad, acompañada de un buen gobierno, olvidémonos de tener continuidad. La continuidad exige jugar para ganar y no jugar para no perder, el juego corto/largo plazo nunca es sencillo, pero sin innovación en productos y procesos resulta difícil mantenerse.

En este artículo analizaré la importancia de mejorar la cultura financiera y la orientación a resultados de la organización, para conseguir que el equipo se sienta responsable y comprometido con los resultados económicos presentes y futuros. 

A pesar de la importancia de la información financiera, en muchas ocasiones, ésta permanece oculta en los departamentos financieros y de dirección general, generando una falta identificación y compromiso con los resultados obtenidos.

¿Por qué mejorar la cultura financiera de tu organización?

Los resultados financieros se construyen en finanzas, pero son el fruto de todas la acciones e inacciones efectuadas en toda la organización. Casi todo lo que pasa en una organización tiene dimensión contable y financiera: 

·Procesos no eficaces o decisiones no tomadas conllevan costes innecesarios
·Falta de control o excesiva presión conlleva fraudes y pérdidas operacionales
·Productos obsoletos y una mala atención al cliente conllevan pérdida de ingresos
·Vender descuidando los márgenes ahoga a la organización
·Falta de innovación y de mejora continua conllevan al estancamiento y a la pérdida de talento
·La falta de agilidad pierde clientes y oportunidades de colaboración
·Una mala gestión de las cuentas a cobrar o un aumento de los inventarios dificultan la gestión de la liquidez

Cuando las cosas no van bien es responsabilidad de todos y cuando van bien también…, y no es el esfuerzo de un día lo que cuenta, es necesario mantener un esfuerzo sostenido para conseguir resultados. 

Entender y comunicar cómo aporta tu equipo a los resultados de la organización y cual es el impacto de sus acciones diarias es básico para conseguir una mayor alineación y responsabilidad en el trabajo que realizan.

¿Contribuye tu equipo a aumentar los ingresos o a reducir los gastos?
¿Tienes definidos KPI’s y objetivos para realizar una medición sistemática de los resultados?

Pero una empresa, como hemos visto anteriormente, es más que su cuenta de resultados actual, es su capacidad de crear valor a través de un modelo de negocio sostenible y en continua adaptación. Por eso es importante no solo pensar en lo que aportas hoy, sino en lo que puedes aportar mañana: Es necesario dedicar esfuerzos a decisiones tácticas, pero no perder de vista las decisiones estratégicas. 

¿Tienes planes que aseguren la mejora continua de procesos?
¿Es posible conseguir fuentes alternativas de ingreso o reducción de gasto?
¿Tienes una hoja de ruta para los próximos años? ¿Cuál es su impacto económico?

En las grandes corporaciones la responsabilidad sobre los resultados organizativos tiende a diluirse, no existe una relación directa entre trabajo y resultado, esto provoca que el equipo no se sienta responsable de aportar ideas que puedan mejorar la situación actual.

Conocer los resultados de la organización, la estrategia, y compartir el propósito ayuda a desarrollar una mentalidad de start-up a todos los niveles fomentando la innovación y la capacidad de transformación continua.

¿Cómo puedes mejorar la orientación a resultados de tu equipo?

· Comparte información general más allá de la necesaria para su puesto de trabajo.  Analiza con tu equipo la cuenta de resultados de tu organización, ¿Cuáles son las principales fuentes de ingresos? ¿Han mejorado o empeorado vs el año anterior? ¿Han evolucionado positivamente las principales variables del negocio? ¿Cuáles son los motivos de estas variaciones? Reflexionar de manera conjunta introducirá en la discusión nuevas variables que quizá no habías considerado. Contar un equipo con visión global, que priorice el bien general vs los intereses individuales agiliza la toma de decisiones y marca la diferencia.
·  Explica las distinciones financieras clave:
§Resultado económico vs resultado contable
§Gasto, pago e inversión
§Criterios de valoración que más afecten a tu actividad
§Principales ratios utilizados en tu sector
Ayudará a que toda la organización hable el mismo idioma, y poder compartir valoraciones de lo que está ocurriendo en cada momento.
· Vincula los objetivos de tu equipo a los objetivos generales de la organización. Cada colaborador debe saber en qué aspectos su trabajo contribuye a la consecución de los objetivos generales ¿En qué líneas de la cuenta de resultados impacta el trabajo de tu equipo? ¿Detectas debilidades? ¿Oportunidades? Focaliza sus esfuerzos en lo que verdaderamente aporta y mide periódicamente. Los objetivos de la organización deben estar interconectados de manera que la información fluya y se eviten silos.
·  Si tienes posibilidad, combina el método top-down y bottom-up en la planificación de gastos ingresos, de manera que los objetivos sean fruto de una co-creación y por tanto consigas el compromiso para su consecución. Planificar no se puede separar de ejecutar, la mejor opción es que la planificación se geste donde se va a realizar la ejecución.
· Crea un Cuadro de Mando para el seguimiento de la actividad, en la que combines ratios de operativos y financieros, establece objetivos para todas las variables críticas.
· Utiliza al equipo de finanzas como aliado para implantar medidas correctivas o valorar el impacto económico de nuevas acciones que vayas a implantar. Pueden aportarte información de gestión y visión transversal del negocio que te ayuden a entender el camino que existe entre los ratios operativos y la cuenta de resultados, y la relación con otras áreas de la organización.

El análisis de la salud financiera de la organización no hay que realizarlo solamente desde su departamento financiero, se trata de sumar para crear un todo y ese todo es profundamente humano. Solo las empresas que cuenten con un equipo alineado, comprometido, generoso y experto tendrán posibilidades de ser sostenibles, es nuestra responsabilidad crear el contexto para que esto suceda.

Posteriormente a la publicación del post, se incluye esta información:

En Davos 2020 se han consensuado unas métricas (financieras y no financieras) para medir la creación de valor a largo plazo de las organizaciones. Estas métricas se dividen en 4 pilares: principios de gobernanza, personas, prosperidad y planeta.

Puedes obtener más info => aquí

Un abrazo



No hay comentarios:

Publicar un comentario