sábado, 23 de septiembre de 2017

¿Es posible romper los techos de cristal?


Llevo tiempo pensando escribir un post sobre la existencia de techos de cristal en puestos de responsabilidad. Desde que aparición del término “techo de cristal” (glass ceiling) en 1986 se han realizado infinidad de informes para medir los progresos de un problema, que está en la agenda de todas las sociedades desarrolladas, y al que aún le quedarán probablemente 20 años para darlo por superado (tanto en equidad numérica como salarial).
Algunos de los informes más relevantes al respecto son:

The Global Gender Gap Report 2016. 
Women in business 2017. 
Mujeres en los Consejos del IBEX35.                                                 
Las empresas, los accionistas y los clientes son conscientes de que se está desaprovechando el talento de una parte de la sociedad y que esto conlleva impacto económico y social. Las grandes corporaciones están muy concienciadas con este tema y lanzan anualmente programas de género, pero en la práctica los avances son muy lentos, ya que existen prejuicios sociales profundos que hacen que estos esfuerzos no den el fruto esperado.

En mi opinión, es necesario que cada individuo intervenga en su metro cuadrado, profesionales que defiendan procesos de selección, salarios y decisiones equitativas, familias donde todos los miembros son responsables, jóvenes concienciados con la igualdad de oportunidades independientemente del sexo y medios de comunicación que potencien modelos inspiradores para la sociedad.

El objetivo de este post, es recomendar algunas técnicas que  pueden ayudar a romper barreras y facilitar el desarrollo profesional (no incluyo aquellas decisiones que deberían tomarse a nivel legislativo para mejorar la conciliación o favorecer mujeres en puestos de responsabilidad).

Soy bastante optimista ya que en el último siglo los avances han sido espectaculares (solo hay que ver la foto del Congreso de Solvay , 1927), existe alta concienciación en el mundo empresarial sobre los beneficios de la diversidad y cada vez las mujeres son más protagonistas y responsables en la creación de su propia historia.

Ahí van algunas técnicas, pero es posible que tu estés utilizando otras (sería genial que las compartieras)

·         Formación: Es casi un factor higiénico, sin la formación y las habilidades adecuadas es complicado, independientemente del sexo.   Existen programas específicos dirigidos a ayudar a mujeres a llegar a la alta dirección.  Algunos muy conocidos son:

Adicionalmente la mayoría de las escuelas de negocio, disponen de un número de becas para mujeres

·         Networking en clave mixta, para acceder a puestos de responsabilidad es fundamental tener una buena red de contactos y realizar un networking efectivo (win-win), ya que la mayoría de los puestos de responsabilidad están en el mercado oculto (no publicado en webs de empleo). ¿Dónde se mueven los mejores de tu sector? Clubs, Asociaciones sectoriales…, pueden ayudarte.
·         Networking en femenino: La complicidad y la afinidad entre mujeres es inmediata, puedes conocer diferentes puntos de vista, contactos, formaciones específicas para mujeres y un entorno privilegiado para compartir experiencias. Si te interesa, existen múltiples asociaciones con mucha visibilidad y presencia internacional:
§  Women CEO
·         Mentoring: Muchas mujeres (nunca suficientes) han conseguido llegar a puestos de responsabilidad, con los mismos problemas y dificultades con los que te encuentras y muchas de ellas estarían encantadas de ayudarte en tu desarrollo y compartir su experiencia. Tanto el mentoring como el coaching (con sus diferencias) son herramientas que te pueden dar alas. Un ejemplo de estos programas es  el Programa de Mentoring Mujer e Ingenieria.
·         Visibilidad (Marca personal): demuestra lo que sabes hacer, la pasión con la que lo realizas y que ponerte límites no va contigo. En el mundo actual, vales lo que compartes, principalmente en redes, blogs, artículos…  Eva Collado (@evacolladoduran) y Arancha Ruiz (@alterarancha) comparten en redes ideas muy interesantes para construir una marca personal consistente.
·         Postúlate para los puestos que te interesen, defiende tu profesionalidad y tu compromiso. Cuando se habla de diferencia de género, existen estereotipos sobre los comportamientos femeninos y masculinos y se dice que las mujeres nunca nos creemos suficientemente preparadas…, quizá haya algo que revisar en este punto.
·         Trabaja tus creencias y prejuicios (para que las opiniones de otros no te afecten). Llegar o no a un puesto directivo, es entre otros factores una decisión personal y siempre que eliges estas eligiendo dejar cosas fuera de tu agenda. El cerebro femenino es multitarea por definición, nos hicieron así de fábrica, pero todo tiene un límite, lo que si está en nuestra mano es tener las prioridades claras y la tranquilidad de decidir con libertad.  

Es responsabilidad de la sociedad (hombres y mujeres), realizar los cambios oportunos para que la sociedad avance y tardemos menos de 20 años en llegar a la equidad efectiva.

Si te ha gustado este post (o no), quieres incluir más técnicas, no dudes en incluir un comentario o compartir en redes sociales. ¡Muchas gracias por pasarte por Gestionando Talento!





No hay comentarios:

Publicar un comentario