viernes, 7 de abril de 2017

¿Lideras desde el DAR o desde el RECIBIR?

Cada vez que un amigo me comenta que este quemado en su trabajo, que no se siente reconocido como profesional y que esto le está afectando incluso en su carácter, hago dos reflexiones simultáneas: cuánto dinero está dejando de ganar su empresa por no aprovechar a un profesional excelente y qué sufrimiento tan profundo está causando.

Cada año el stress laboral  supone una pérdida de 150 a 300 billones de dólares en USA por disminución de la productividad derivada de una baja motivación y compromiso  de sus empleados.
¿Qué ocurriría si cada organización consiguiera su mejor versión?, las empresas conseguirían más ingresos, aumentaría la satisfacción de los accionistas, se invertiría más y por tanto habría más trabajo y una economía más rica…, es una reflexión evidente (a grandes rasgos, hay muchos matices) … ¿Por qué entonces se permiten estas cifras?.

Como líderes tenemos la responsabilidad de obtener el mejor rendimiento de nuestros equipos y para ello es importante que gestionemos desde  el DAR (confianza, ayuda, feedback, inspiración, liderazgo, foco, autonomía, reconocimiento… ) y no desde el RECIBIR (trabajo, compromiso, lealtad, soluciones…). Si no logramos ese vínculo emocional que ayuda a que las cosas ocurran, estaremos desaprovechando el talento, haciendo perder dinero a nuestras organizaciones y riqueza a la sociedad.

Y no solo eso…, contribuiremos a tener a una sociedad insatisfecha, desencantada e infeliz ya que profesional y persona somos uno solo y por tanto lo que ocurra en una vertiente afecta irremediablemente a la otra.
Por si conocéis a alguien en esta situación, os dejo este artículo con algunas recomendaciones:


Os animo a que cada día os esforcéis en sacar lo mejor de vosotros mismos y de los que tienen la suerte de trabajar con vosotros. ¡Feliz día!

Si te ha resultado interesante este post, no olvides  comentarlo para aportar entre todos más ideas ¡Gracias por pasaros por el blog!

No hay comentarios:

Publicar un comentario